Welcome to my blog, hope you enjoy reading :)
RSS

sábado, 6 de marzo de 2010

Niños y tabaco

L

os niños fuman inducidos por sus pares, influidos por el modelo fumador de adultos y seducidos por la publicidad de los cigarrillos, que se dirige a ellos en forma indirecta, directa, artística, subliminal, deportiva y en todas las variedades de fascinación para su persuasión al tabaquismo.

Los niños y el tabaco están cada vez más relacionados. Nuestros hijos ahora manejan más dinero, más libertad, más tiempo solos. Crecen rodeados de un mundo de publicidad y cine que no siempre les da ejemplos adecuados.

Los niños que están afectados por el hábito de fumar de sus padres, son propensos a sufrir toda una serie de problemas de salud, en su mayoría serios. El impacto en los niños comienza antes del nacimiento; el consumo de cigarrillos durante el período de gestación es asociado con abortos espontáneos, partos prematuros, bajo peso, muertes neonatales, complicaciones durante el embarazo y parto, disminución de la calidad y cantidad de la leche materna. Los pulmones de los niños son más pequeños y su sistema inmunitario está menos desarrollado, por lo que es más probable que contraigan infecciones respiratorias y de oído desencadenadas por el humo ambiental de tabaco. Dado que son más pequeños y respiran más rápido que los adultos, aspiran más productos químicos nocivos por kilogramo de peso que un adulto en el mismo tiempo. En los numerosos estudios de los efectos que tiene el humo del tabaco en el ambiente sobre la salud de los niños se ha encontrado que la exposición al humo de tabaco causa un aumento de la frecuencia de bronquitis, neumonías y otras enfermedades respiratorias. A su vez, la exposición al humo desencadena ataques de asma en los niños con asma y algunos científicos afirman que causa asma en niños sanos.

Entretanto, el tabaco aumenta de forma considerable el riesgo del Síndrome de Muerte Súbita en los recién nacidos. Esto puede deberse a la exposición al humo del tabaco in útero o en el ambiente después de nacer. Se calcula que la mitad de los niños del mundo vive en hogares donde se fuma.

El tabaquismo de las mujeres embarazadas y la exposición de las embarazadas no fumadoras al humo del tabaco reduce el peso promedio de sus bebés al nacer. En promedio los hijos de fumadoras pesan al nacer hasta 420 gramos menos que los hijos de no fumadoras. Esta diferencia de peso guarda relación en la cantidad de cigarrillos fumados durante el embarazo. Cada cigarrillo reduce en 11 gramos el peso al nacer.

Veinte de cada cien niños que viven en los países pobres del mundo son adictos al tabaco. Así lo señaló un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizado en países pobres. También informó que la mayoría de los menores adictos empezaron a fumar antes de cumplir los 12 años y muchos de ellos quieren dejar de hacerlo pero les resulta muy difícil.

En la actualidad, 30% de los fumadores del mundo tiene entre 12 y 13 años. La influencia de la moda, la publicidad y costumbres sociales, así como la imitación que hacen los hijos de sus padres fumadores, son las principales causas que llevan a los niños a comenzar a fumar.Si las tendencias actuales continúan invariables, 250 millones de niños, hoy en día con vida, morirán como resultado del consumo de tabaco en los próximos 25 años. Esta comprobado que cuanto mas temprano una persona comienza a fumar, mayor es el riesgo que corre su salud y mas dificil se le hace dejarlo.




Niños y Tabaco


Los expertos en educación recomiendan ir educando en el rechazo al tabaco desde los cinco años. Es ahi cuando hay que señalarle los peligros del tabaco y los horrores que causa a la salud. Explicarles que el tabaco engancha y que quienes lo fuman la pasan muy mal al querer dejarlo y que si en las peliculas lo muestran como algo normal, es porque detrás de eso hay gente interesada en que gaste su dinero fumando.

Instaurar medidas para que el niño no crezca con la idea de que el humo es algo normal, es tarea de los padres. Prohibir que se le fume al lado, conversar sobre sus amigos que fuman, sobre el desagradable olor que queda después de fumar, son parte de una campaña doméstica que se debe conservar en el tiempo.



Lo que pueden hacer los padres para evitar el uso del Tabaco:



• Los padres son los modelos del ejemplo. Si usted fuma, deje de fumar. Si no ha dejado de fumar, no fume frente a sus hijos y dígale que usted siente mucho el haber empezado a fumar.

• No permita que se fume en su casa y haga respetar su regla de No Fumar.

• Pregunte si se habla acerca del tabaco en la escuela.

• Pregunte acerca del uso del tabaco por los amigos; ensalce a los niños que no fuman.

• No permita que sus niños manejen los materiales de fumar.

• No permita que sus niños jueguen con cigarros (cigarettes) de dulce. Son símbolos de cigarros reales y los niños pequeños que los usan tienen mayor tendencia a fumar.

• Respalde los esfuerzos de no fumar de la escuela y la comunidad e informe a los oficiales escolares que usted espera que ellos hagan cumplir la política de no fumar.

• Haga que el tabaco no esté disponible para los niños y adolescentes, respalde el aumento en las contribuciones sobre el tabaco, las licencias a vendedores y la prohibición de las máquinas que venden cigarros sin atención personal.

• Discuta con sus niños las imágenes falsas y engañosas que se usan en los anuncios y películas donde presentan el acto de fumar como glamoroso, saludable, sensual y maduro.

• Enfatice los efectos negativos a corto plazo tales como el mal olor en la boca, los dedos amarillos, la ropa apestosa, la respiración corta y la disminución del rendimiento en los deportes.

• Enfatice que la nicotina es adictiva. Ayude a los niños a decir "No" al tabaco mediante juegos representando situaciones en las que los pares les ofrecen tabaco.


Si su niño o adolescente ya ha comenzado a usar tabaco, los siguientes pasos pueden ayudarlo a que lo deje:



• Aconséjele a él/ella que deje de fumar. No lo enfrente, déle soporte moral y sea respetuoso.

• Asístalo en sus esfuerzos para dejar de fumar y exprésele su deseo de ayudarlo.

• Provea materiales educativos.

• Ayude a su joven a poder identificar las razones personales pertinentes para dejarlo.

• Si usted fuma, póngase de acuerdo con su hijo para dejar de fumar y negocie una fecha para hacerlo.

• Reclute la ayuda del pediatra del niño o del médico de familia para que ayude al niño a dejar de fumar.

• Si el niño está usando otras drogas y/o el alcohol o hay problemas con desórdenes del humor u otros desórdenes, la evaluación por un psiquiatra de niños y adolescentes u otro profesional de la salud mental puede ser lo indicado.


"Para su supervivencia, la industria tabacalera necesita recluir cada año nuevos fumadores para reemplazar a aquellos que van dejando y/o que van muriendo por causa de enfermedades relacionadas con el tabaco. Esos nuevos fumadores, casi siempre son adolescentes". (Gro Harlem, directora de la OMS).

Fuente: somospadres.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada